Recuerdos de la despedida de la chancha

El domingo 15 de Noviembre de 2009 los amantes de la aviación vivimos un día muy especial en nuestras vidas: ese día se retiró de servicio, después de casi 40 años ininterrumpidos, el Boeing 737-200; la famosa y querida “chancha”, como se lo llamaba cariñosamente al avión de la empresa de Seattle. Tuve la suerte de volar en él en el año 1993 en los tramos Buenos Aires-Asunción-Buenos Aires. Como tenía 10 años, solo recuerdo la matrícula del avión del segundo vuelo, el LV-JND, que estuvo años abandonado a un costado de la terminal de cargas de Aeroparque.

Aquel día llegué temprano a Aeroparque, no recuerdo la hora pero debe haber sido alrededor de las 13:00 hs, dispuesto a pasar un día inolvidable. Lo primero que vi  fue al LV-ZEC, una de las chanchas homenajeadas, la otra sería la matriculada como LV-ZZI, volviendo de su anteúltimo vuelo: hizo un pasada a una altura considerable, con el tren desplegado y moviendo las alas de un lado a otro a modo de saludo. Un preludio del gran día que se vendría.

IMG_0976-1

IMG_0977-1

En la foto a continuación puede verse el famoso dispositivo de reversa, del tipo cuchillas. A lo largo de la historia más de uno debe haberse asustado pensando que al aterrizar el avión se estaba desarmando.

IMG_0986-1

Luego de un rato de esparcimiento viendo aviones y comiendo un famoso sandwich de bondiola de los puesto cercanos al Aeroparque llegó el momento del último despegue comercial del 737-200 desde esa estación aérea.. La ruta programada era Buenos Aires-Catamarca-La Rioja-Buenos Aires. Partió alrededor de las 14:15 hs. Por supuesto que no quería quedarme sin una foto de ese momento.

IMG_1047-1

IMG_1048-1

IMG_1051-1

IMG_1066-1

Aproximadamente después de 5:30 hs nos dirigimos al ya extinto cantero desde donde se tenía una gran vista de la plataforma comercial, como ya mostré en otro post. La cantidad de gente ahí presente fue tremenda; ingenuamente subestimé el poder de convocatoria de la situación así que fue grato ver la cantidad de gente con la que comparto esta pasión.

Iniciando el rasante de despedida

Iniciando el rasante de despedida

IMG_1276-1

Iniciando el procedimiento de aproximación sobre el Río de la Plata.

IMG_1280-1

Entrando en final de la pista 13.

IMG_1281-1

IMG_1282-1

IMG_1283-1

Luego del aterrizaje el comandante pidió autorización para rodar delante de todos los que estábamos ahí presentes.

IMG_1289-1

IMG_1291-1

Que la tripulación haga esto, después de 6 horas de espera, te llena el alma.

IMG_1294-1

IMG_1295-1

Abandonando por última vez, al menos comercialmente, la pista de Aeroparque.

Este es un video que grabé.

No existen palabras para explicar la emoción que sentí cuando al pasar delante nuestro disminuyeron la velocidad hasta quedar casi detenidos frente a todos nosotros. Ahí es cuando te das cuenta que cuando te une una pasión, la diferencia entre pilotos y aficionados se borra: ellos no tenían ninguna necesidad, ni obligación, de rodar por esa zona para dirigirse a plataforma pero todos modos pidieron autorización para hacerlo, a modo de agradecimiento hacia todos los que les hicimos el aguante, pensado que si ellos hubiesen estado de nuestro lado también lo hubiesen disfrutado tanto como nosotros. Un gran gesto de la tripulación, el cual nunca se me olvidará.

El dato curioso de la jornada fue que el último aterrizaje comercial del 737 fue a las 7 de la tarde con 37 minutos: 7:37 hs. Habrá que creer en las casualidades de la vida

Una vez acabado el día, de regreso a casa sentí un sensación de alegría por haber pasado un estupendo día y por haber sido parte de un momento especial en la historia aeronáutica argentina.  Pero también me invadió una sensación de nostalgia y tristeza. El sonido de sus motores cada vez que los veía aterrizar en la cabecera de la pista 13 me ponía la piel de gallina. Lamentablemente ya no queda avión en Argentina que lo logre a ese nivel. Se fue una gloria de la aviación comercial mundial, así como se fueron el Jumbo y el MD, a mi gusto sin la despedida que ambos se merecían, dejando un gran vacío pero miles de recuerdos que marcaron la infancia, adolescencia y (¿por qué no?) adultez de más de uno.

Pero para mi suerte, la chancha nos tenía reservada una sorpresa a los aerotrastornados de La Plata…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s