Conociendo la Hacienda Napoles

Siempre me gustó la historia, a pesar de que en el secundario la odiaba como materia. Me gusta interiorizarme y saber de los eventos que marcaron el mundo y es innegable que la vida de Pablo Escobar Gaviria fue uno de ellos. Por eso cuando hace unos años tuve la posibilidad de visitar Medellín me propuse viajar los casi 180 kms, que por la geografía colombiana se transforma en una tortura de 4 horas de viaje, que separan esa ciudad del lugar donde tenía su inmensa e impresionante hacienda el famoso narcotraficante. Dicen que tenía cerca de 3.000 hectáreas de extensión, una verdadera locura. Estuvo en manos del ejercito luego que  este la copara a fines de la década del ’80. Luego, el Estado se hizo cargo y la ha vuelto una especie de espacio para la memoria y a la vez un parque para la diversión de los más chicos con estatuas de dinosaurios y un juego de agua que está bastante bueno para hacerle frente al duro sol.

Como no hay viajes que salgan temprano desde la capital de Antioquia viajé la noche anterior y me alojé en Doradal, un pueblo pegado al lugar que quería visitar. Dormí esa noche ahí (debo admitir que pensé que no viviría para contarla pero esa es otra historia jeje) y al otro día, bien temprano, caminé el kilometro hasta la “entrada” y la pongo entre comillas porque es la entrada al camino que te llevo a la verdadera entrada donde uno paga el ticket. Lo que no sabía era que en el medio había que caminar casi 3 kms. Creo que llegué con el último aliento y, gracias al sol, el cuello de un color rojo intenso. ¡Y sólo eran las 10 de la mañana!

IMG_5843-1

Cuenta la leyenda que este fue el avión con el que hizo su 1ra entrega de droga.

IMG_5865-1

La caminata se hizo larguísima pero ya estaba cerca.

IMG_5871-1

IMG_5875-1

Ahora si, esta es la entrada al predio.

Te subís a un micro, chiva como le dicen ellos, que te lleva hasta la laguna donde están los famosos hipopótamos que Escobar trajo al país de forma ilegal y que cuando el gobierno colombiano tomó posesión de la Hacienda se vio en la encrucijada y difícil tarea de mantenerlos, debido al elevado costo que esto implica. Quedaron un par de ellos pero están bastante alejados de la zona turística más que nada para resguardar la seguridad de los visitantes.

IMG_5887-1

IMG_5900-1

Así como los ves, gordos y todo, en tierra firme son peligrosos. Menos mal que los tenía lejos.

De ahí, a subir de nuevo al micro para que nos llevara hasta  un lugar cercano al casco de la hacienda, de ahí en más el recorrido es a pie. Hay que ir bien descansado y con calzado apropiado porque si no, a la media hora te queres serruchar los pies. Al bajarte lo primero que ves es una vieja camioneta que era utilizada para entrenamiento  del ejercito, esto era casi literal, que Escobar había armado con fines de protección y lucha contra el gobierno colombiano.

IMG_5914-1

Desde ahí seguías camino por un camino largo del cual, a los 500 mts. aproximadamente salía una calle hacia la derecha que te llevaba hacia la plaza de toros. Escobar era un gran amante de las corridas de toros y  siempre quiso formar parte de este tipo de fiestas que marcaban status en la sociedad. Como nunca fue del todo aceptado, debido a las dudas que siempre hubo respecto a sus negocios, mandó a construir una propia de la cual, en las épocas de máximo poder del narco, grandes personajes de la farándula y la política eran asiduos visitantes.

IMG_5923-1

IMG_5936-1

IMG_5943-1

Escobar también había mandado a construir un zoológico, de ahí la razón de los hipopótamos antes mencionados, para que sus hijos se divirtiesen pero también para que la gente pobre de las zonas aledañas a la hacienda pudiesen tener acceso a lo que de otra manera les hubiese sido imposible. Calculo que gran parte de los animales originales murieron pero aún puede verse por ahí a las que en su momento fueron sus crías y ahora dominan el paisaje.

IMG_5918-1

IMG_5986-1

Siguiendo por el camino salía otra calle, pero esta vez hacia la izquierda, que llevaba a la pista de aterrizaje. Además de lugar de residencia, la hacienda era también uno de los lugares más importantes para el tráfico de cocaína. Escobar mandó a construir esta pista para poder operar aviones bimotores pequeños para movilidad propia ya que tengamos en cuenta que por vía aérea es mucho más rápida la conexión a Medellin o Bogotá. Si alguien vio la telenovela “El Capo” que se emitió por Canal 9 hace unos años, la pista que usaban en esa ficción era la original de la hacienda.

IMG_5946-1

Traté de encontrar el código OACI pero me parece que era clandestina jejeje.

IMG_5953-1

Intento de plataforma.

IMG_5954-1

IMG_5961-1

Vaya a saber uno qué número de cabecera era.

IMG_5964-1

Subiendo por unas escaleras llegabas a la muestra de la colección de autos, de todos modos calculo que solo era un 10%, que Escobar había armado: estaba su 1er auto, un Renault 4, una limousine Mercedes Benz y un par de autos de la década del ’30, de la cual él se manifestaba fanático. La gran mayoría se encuentran quemados y en muy mal estado, ya que cuando allanaron la hacienda, la Policía y enemigos del narco destrozaron todo, en parte por la impotencia de que una vez más se les había escapado de las manos y en parte también en venganza hacia los compañeros que habían sido asesinados. Una verdadera barbarie.

IMG_5969-1

IMG_5968-1

Lo que quedó de la limousine. Una lástima.

IMG_5974-1

Y también había una parte dedicada a aerodeslizadores y motos de agua que eran usados para navegar y pasar un buen momento en los ríos que se encuentran cerca de la zona.

IMG_5967-1

Y así fue como llegamos a la, para mi, mejor parte del recorrido: la casa que solía habitar Escobar y su familia. Es difícil imaginar como ese lugar en ruinas podía albergar tanto lujo pero así era. Solo quedaron las paredes que fueron usadas para colocar fotos y gigantografias de las atrocidades que el país había sufrido durante la época de su reinado.

IMG_5990-1

Ruinas. Sólo eso quedó.

IMG_5998-1

Una foto aérea del lugar durante el auge de Escobar.

IMG_6067-1

IMG_6071-1

Esta foto me encantó: ilustra de la mejor manera posible, el antes y el después del lugar.

IMG_6075-1

Vista desde el 2do piso.

Uno se queda en silencio al estar en estos lugares.

IMG_6002-1

IMG_6037-1

IMG_6052-1

No le alcanzaba con tener la pista de aterrizaje a 500 mts. de la casa que tenía que tener un helipuerto a menos de 100 de la misma. Lo que es tener mucha plata y no saber en que gastarle jeje.

IMG_6061-1

Había un mito de que Escobar escondía todo su dinero en “caletas”, lugares escondidos en donde se te pueda imaginar: haciendo un hueco en una pared y luego tapándolo con cemento, construyendo una falsa pared si la cantidad a guardar era muy grande, pozos en la tierra, etc. Hubo un lugar que no estuvo exento de este pensamiento:  la pileta que estaba pegada a la casa. La policía trajo maquinaria pesada para revisarla a fondo. Como pasó siempre que buscaron, no encontraron nada.

IMG_6001-1

Ya había recorrido gran parte del predio y tenía que volver a la ruta porque la combi que había contratado para la vuelta pasaba en un rato y si la perdía debía esperar hasta el otro día y dudo que hubiese sobrevivido a otra noche en Doradal. Llegué con 10 minutos de anticipo, paso puntual y después de casi 4 horas y de un camino de montaña que es un tortura estaba de vuelta en Medellín, dispuesto a darme el mejor baño de mi vida y poder descansar luego de un laaargo día.

Debo admitir que cuando era adolescente, “idolatraba” a Escobar pero producto de una gran ignorancia por la edad y por lo difícil del acceso a la información que había en ese entonces. Cuando años más tarde viaje a Colombia y me empapé mejor de lo que realmente había pasado y todo lo que había sufrido su sociedad por una sola persona, empecé a darme cuenta lo equivocado que estaba. Aún hoy hay barrios dentro de Medellín que lo endiosan y lo ven como un Robin Hood porque hacía de todo por ellos pero tal vez nunca supieron, o no quisieron darse cuenta, de su verdadero ser.

Anuncios

2 Respuestas a “Conociendo la Hacienda Napoles

  1. Una de mis frases favoritas, y que alguna vez me ha traido algun despelote es “Los gustos hay que darselos en vida” Vale la pena si estas interesado en la historia desviarte un dia y visitor lo que realmente te apasiona, mas alla de que si el tipo era un delincuente o no. A mi me gusta mucho visitar carceles y conocer historias de sus tristemente celebres ocupantes. Creo que debe haber algo de morbo tambien. Y en un viaje que hice por Europa me planee un desvio de dos dias para visitar la fabrica Ferrari y dar una vueltita en una por Maranello. Me salio un huevo, pero no me arrepiento ni un poco. Muy buen blog.

  2. Es verdad que los gustos se dan en vida, lo comparto totalmente!
    Es cierto lo que decís del morbo, de hecho estando en Medellin me atrapaba mucho ir a barrios o edificios que pertenecían a Escobar.
    Gracias y me alegro mucho que te guste.

    Pd: que suerte lo de la vueltita en Ferrari y cuanta envidia! jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s