Visita guiada al Concorde

¿Qué se puede decir del Concorde que no se haya dicho ya? Fue un avión único en muchos sentidos: ningún otro voló a velocidad supersónica; no hubo un avión que fuese competencia (los rusos lo intentaron pero no les fue muy bien); tuvo un historial impecable de seguridad hasta que el accidente de agosto del 2000 marcó su suerte.

Como siempre que pasa cuando uno organiza un viaje, averigua lugares para conocer; como buen fanático de la aviación yo sabía de la existencia del Intrepid, que albergaba uno de los ejemplares del avión de origen anglo-francés, el matriculado como G-BOAD

El concorde si bien se encuentra dentro del predio del museo no está ubicado sobre la plataforma del portaaviones (desconozco la razón) sino que está al final de la dársena, para mi gusto, y siendo un ícono, deberían darle un papel más predominante y no medio escondido.

En un post anterior comenté que la entrada al Intrepid estaba incluida si se adquiría la New York Pass pero la visita guiada tiene un costo aparte de U$D20 por persona. Se programan cada hora con cupos limitados. Como se imaginarán, para hacer la visita tienen que tener la entrada al museo así que les aconsejo, antes de comprar la entrada general, preguntar si hay cupo en algún horario para la visita ya que si no hay,  y quieren hacerla otro día, van a tener que volver a pagar la entrada.

En mi caso particular fui al museo a las 10 hs. y recién tenían lugar para el tour de las 15 hs. Lo tomé igual ya que haría tiempo recorriendo el lugar, comería algo y dio la casualidad que los barcos que dan la vuelta a la isla de Manhattan están en un muelle aledaño, así que podría pasar fácilmente y de forma divertida las horas que me tocara esperar.

A las 14:45 volví a entrar y me dirigí a la zona de reunión; había unas 5 personas más lo cual es muy bueno ya que hace que sea más personal el tour. El guía que nos tocó era un chico de unos 25 años de origen neoyorquino pero de padres latinos, dije “bueno, si algo no entiendo se lo pregunto en Español” Error: el pibe hablaba poco y nada el idioma. ¿Cómo puede ser que no le enseñen la lengua materna a los hijos?

"Credencial" que te dan a modo de recuerdo del tour.

“Credencial” que te dan a modo de recuerdo del tour.

Luego de las introducciones de rigor por parte de todos los participantes (nombres y lugar de origen, etc.) caminamos hacia el Concorde. La emoción que siente uno cuando se va a acercando es muy fuerte, ni me imagino la que hubiese sentido en la manga camino a abordarlo si hubiese tenido la posibilidad de volar en uno. Es cautivante y no podes escapar a la tentación de mirarlo.

Detalle del tren de nariz.

Detalle del tren principal.

Se sube por una escalera colocada al costado izquierdo del avión y cuando llegas a la puerta la misma no está abierta todo el tiempo (desconozco si esto es así todo el año o solo en época inviernal). El guía la abrió y el 1er vistazo que echas te da va dando un panorama con lo que te vas a encontrar: un lugar no apto para claustrofóbicos.

Sepan disculpar la carita jeje.

Si dicen que trabajar en el galley de un avión de línea chico, tipo 737 o A320, es incomodo ni me quiero imaginar lo que debería ser hacerlo en este que encima debían brindar un servicio de lujo o sea que no había tolerancia para el error, ya que quien viajaba en el Concorde pagaba por lujo y era lo mínimo que esperaba.

La primera imagen que tenes ya te da una idea de lo estrecho que era.

La cabina de pasajeros si bien era estrecha y más baja respecto al resto de los aviones comerciales, era “cómoda” para alguien que mide 1.82 mts, como yo. Los asientos tenían una reclinación bastante buena y muy cómodos, igual pensemos que el viaje LHR-JFK era corto, poco más de 3 horas y media.

¡Un copado el guía!

El guía contó un par de anécdotas, estadísticas y características y luego armó grupos de 2 personas para llevarnos a la cabina y dejarnos tomar fotos. La buena onda del pibe fue un plus que hizo mucho más agradable el tour. Lamentablemente no estaba permitido sentarse en los asientos, lo que hubiese sido el broche de oro.

Panel del ingeniero de vuelo. Este si que venía con muchos botoncitos y perillitas…

¿Se podría decir que era el puesto más codiciado de la aviación comercial?

Bastante bastante mala la vista que tenían.

Puesto del 1er. oficial.

Overhead panel.

Detalles de firmas en el after overhead panel de todos aquellos que estuvieron involucrados en el último vuelo.

Close up del mando de gases. Lo que debía sentirse cada vez que lo empujaban hacia adelante.

Indicadores de parámetros de los motores.

Detalle del panel de control del piloto automático.

Con esa palanca se selectaba la posición de la nariz móvil dependiendo de la etapa del vuelo.

Algunas curiosidades que me enteré en el tour:

  • Era tal la cantidad de combustible que quemaba el avión, aún estando en tierra con los motores en idle (ralentí) que se le asignaba la manga más cercana a la pista en uso para que rodaje fuese lo más corto posible y cuando encendía los motores no tenía que pasar más de 5 minutos hasta que despegase, si no la autonomía se vería afectada (y la economía de la empresa jeje)
  • Luego de la tragedia del 2000 y de las modificaciones que se le hicieron al Concorde, British Airways realizó un vuelo de prueba entre Londres y New York con solo personal de la empresa como pasajeros el martes 11 de septiembre de 2001, aterrizando en el aeropuertos JFK minutos antes de los atentados a las Torres Gemelas.
  • Como es sabido, en vuelo crucero el avión se expandía unos milímetros para volver a contraerse durante el descenso. Tanto lo hacía que se podía meter la mano entre el panel del ingeniero de vuelo y armario de la tripulación. En el último vuelo del Concorde, el ingeniero de vuelo, colocó su gorra en ese espacio, la cual se olvidó de sacar en el descenso. Como era imposible sacar sin romperla decidió dejarla como un recuerdo.

IMG_9753-1

A todo aquel aerotrastornado que visité la Gran Manzana personalmente le recomiendo que vaya al Intrepis Sea-Air-Space Museum y hagan también la visita al Concorde. Les aseguro que no se van a arrepentir.

Anuncios

6 Respuestas a “Visita guiada al Concorde

  1. Buenisimo. Cuando sali me quede un rato caminando por 86 pensando lo espectacular que debe haber sido volar ahi… excelente post Fer!

  2. Muy bueno Arriola! Verlo atado al piso da mucha lástima. El avión de mi vida. Siempre que voy a NYC, me guardo una tarde para ir a tocarlo.
    Cuando llegas a CDG, ves en el carreteo a manga al F-BVFF
    Tenes que ir al Museo del Aire y el Espacio en el Aeropuerto Le Bourget, a un rato de Paris, esta muy bueno y tienen al F-BTSD bajo techo y en mejor estado que el G-BOAD. Abrazo

  3. Que porquería la ultima foto! JAJAJAJAJA
    Gracias a Philip que fue el guia que se tomó el trabajo de revolver toda la tablet en busca de esa gorra atascada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s