Reporte de vuelo: a Río por Emirates

En octubre del año pasado se presentó la posibilidad de escapar unos días a Río de Janeiro como festejo de cumpleaños y sin dudarlo me puse en campaña para organizar. El presupuesto era acotado así que había que buscar precios y las opciones que se presentaron eran variadas: LATAM, Aerolínea Argentinas y Gol. Esta última la rechacé porque no tuve buenos comentarios y el pasaje en las dos primeras rondaba entre $2.700 y $3.000 lo cual me parecía un poco excesivo. Hasta que un día navegando por la web me encontré con una opción que al principio ni siquiera la había considerado: Emirates.

Emirates empezó a volar a Buenos Aires desde Dubai con escala en Río de Janeiro en enero de 2011. Actualmente es considerada la mejor aerolínea del mundo y tiene un plan de negocios bastante ambicioso. Con todos estos pergaminos asumí, erróneamente, que el pasaje sería más caro que el resto de las opciones, pero no fue así. El mismo me quedaba, precio final con el 20% de aquel entonces, en $2.000, ¡un golazo! Además sería una muy buena oportunidad para volar en 777 y de probar el buen servicio que dicen que tiene, aunque solo fuese por poco menos de 3 horas. La única contra es el horario que llega el vuelo a Río: a la 1 de la mañana, pero bueno, nada que un taxi al hostel no pudiese solucionar.

La compra la quise hacer mediante la web pero había un problema con el procesamiento del pago, cosa que me puso un poco ansioso porque tenía miedo de quedarme sin espacio. De todos modos pude hacer una reserva que tendría validez por 24 horas, así que al otro día llamé para ver si por vía telefónica tendría éxito. Tampoco. La persona que me atendió me comentó que la venta telefónica y la vía web comparten la misma plataforma de procesamiento de pago así que no me quedó otra que ir a la oficina que la empresa tiene en la calle Suipacha al 1000 en el piso 25, en el centro de Buenos Aires. 5 Minutos después ya tenía el pasaje, así que contento.

La salido del vuelo estaba programada para las 21:30 hs así que salí del trabajo a las 16 hs, rápida ducha en casa y camino al Aeropuerto de Ezeiza. Llegué tipo 18:30 hs y ya estaba abierto el check-in; a pesar de no haber mucha gente en la fila general, la chica que organizaba el movimiento me indicó que hiciera la fila de ejecutiva ya que esa es la se utiliza también para el web check-in, el cual ya había hecho el día anterior. De ahí a declarar dispositivos antes la AFIP para luego no tener problemas a la entrada, filtro de seguridad y migraciones. El vuelo salía por la terminal C y yo estaba en la A pero como tenía mucho tiempo me fui un rato al viejo VIP que tenía American Express al lado de la puerta 2.

Un etiqueta roja y una picada para mitigar la espera.

Un etiqueta roja y una picada para mitigar la espera.

IMG_4815-1

Así se veía la terminal C.

IMG_4817-1

El A6-EWB esperando en la manga.

IMG_4818-1

Mientras uno espera, el otro se va para JFK.

IMG_4820-1

Un A343 de Aerolíneas Argentinas. Lo de la parte superior de la foto no es un OVNI, es el reflejo de la camioneta jejej.

IMG_4822-1

El el tractorcito le estaba corriendo una carrera al 767 de Delta. ¡Lástima que no lo filmé!

Una hora antes de la salida ya estaba en la puerta y el abordaje empezó a los 15 minutos. Había elegido el asiento 42K si mal no recuerdo, así que fui de los primeros en subir. El vuelo iba al 40% de su ocupación, desconozco si esto es siempre así o fue solo es día puntual, por lo que en menos de 20 minutos ya estábamos listos para partir.

IMG_4825-1

Así estaba la cabina.

IMG_4826-1

Llamativa la decoración “atigrada” de la cabina.

Cerraron puertas y 21:10 hs ya nos encontrábamos haciendo push back y poniendo en marcha los motores mientras el A340 de Turkish Airlines que cumple el vuelo Istambul-San Pablo-Buenos Aires llegaba a su manga.

IMG_4837-1

Como estábamos en la terminal C y despegamos de la pista 11, el rodaje fue bastante corto y al igual que la carrera de despegue: el comandante aplico potencia y menos de 30 segundos después ya estábamos en el aire. Como se nota que íbamos vacíos,

Salimos por La Plata, pasamos lateral a Montevideo y de ahí rumbo a Porto Alegre. El servicio individual de entretenimiento  muy bueno, con mucha variedad, algo que por ahí para el vuelo a Río que no son más de 3 horas no es gran cosa pero que para uno de 12 o 13 como es el resto de la ruta es un golazo. Yo empecé a ver una película llamada “escuadrón antigangster” pero como un boludo me dormí a la media hora y desperté faltando 20 minutos. Un tarado.

Algún lugar del conurbano bonaerense.

Algún lugar del conurbano bonaerense.

El servicio a bordo fue excelente; mientras preparaban la cabina pasaron entregando el menú y las típicas toallas húmedas tibias, lo cual para mi es una novedad en un vuelo de corta duración, desconozco si Aerolíneas o TAM (ya que descartó de antemano a Gol por ser low cost) ofrecen servicio de cena caliente este tipo de ruta, estoy casi seguro que no.

IMG_4834-1

A pesar de mi firme creencia de que no hay que comer pasta en el avión, como la otra opción no me convencía, me resigné. Pero increíblemente me salió bien: la pasta estaba riquísima (obvio que algo pasadita) pero con una sabor muy bueno , sobre todo el ragú de buey. El tiramisú estaba muy bueno. Para tomar elegí una Pepsi y café para acompañar el postre.

¿Cómo no me iba a dormir con la cabina iluminada así?

¿Cómo no me iba a dormir con la cabina iluminada así?

Me debo haber despertado a la altura de San Pablo, faltando 25 minutos paz aterrizar. Como todo aerotrastornado, la elección de asientos es un proceso complejo que empieza días antes del vuelo: conociendo los aeropuertos de salida y de llegada y los procedimientos más comunes a usarse para despegues y aterrizajes, hago un examen minucioso y luego decido: había elegido el lado derecho del avión ya, que a la salida podría ver la zona de La Plata, mi ciudad de toda la vida, y a la llegada, si están en uso las  pistas más comúnmente usadas como son la 10 o la 15, se tiene la ciudad de Río de Janeiro a la derecha dando una muy buena vista nocturna; pero como todo puede fallar según el gran Tusam, entramos por la pista 33 lo que me dejó viendo durante todo el procedimiento de aproximación viendo  la oscuridad del mar, excepto ya sobre el final que alcancé a ver esto:

IMG_4860-1

Así se ve Niterói de noche. La luna es la de la esquina superior derecha. La del centro es la lusa de la punta de ala.

IMG_4861-1

En final corta de la pista 33, sobrevolando el puente Niterói.

Aterrizamos, entramos a la plataforma donde solo nos acompañaba un 777 de British y rodamos a la desolada terminal 2. Descendimos del avión y a hacer migraciones, que la pasé volando porque éramos relativamente pocos. Las valijas llegaron enseguida y ahí nomás al stand de Transcopass para tomar el taxi que me llevó al hostel en Copacabana. Eran casi la 1:30 am y solía quería dormir después de un día tan largo.

Como conclusión puedo decir que el servicio de Emirates es excelente desde que haces el check in hasta que te bajas del avión: la atención del personal, tanto en tierra como en el avión fue muy buena. El web check in la pude hacer sin problemas. Y mención especial para los interiores del avión y el sistema de entretenimiento indivual, impresionante. De toda la experiencia en general con Emirates solo comento que fue un poco molesto el inconveniente para el pago pero tampoco es la muerte, ahora si vivís en otro lugar del país que no sea Capital o el Gran Buenos Aires puede ser un gran dolor de cabeza.

La vuelta queda para otro post…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s