Jornada de Puertas abiertas de la Fuerza Aérea Argentina

La Fuerza Aérea Argentina todos los años llevaba a cabo a la Jornada de puertas abiertas en la Base Aérea de Morón en conmemoración del bautismo de fuego de la misma, que tuvo lugar el 1ro de mayo de 1982 en el marco de la guerra de Malvinas. Tuve la posibilidad de asistir a una en el año 2010, lamentablemente por falta de presupuesto fue la última que se realizó. Una verdadera pena.

La muestra estuvo abierta todo el fin de semana, de viernes a domingo, pero yo fui el sábado 1ro ya que era el único día que podía. Llegué a la base con mis primos (ambos amantes de la aviación como yo) más o menos al mediodía dispuestos a pasar un día extraordinario, por suerte el clima acompañaba: había un sol impresionante, ninguna nube a la vista y una temperatura agradable a pesar de ser principios de mayo. Como las pasadas de los distintos aviones de la Fuerza eran después de las 2 de la tarde más o menos, nos quedamos recorriendo la exposición en donde se podían ver cosas como estas:

Saab 340.

Evidentemente la pasión se transmite de generación en generación.

IA-58 Púcara.

Fokker F28 Fellowship.

Detalle de los frenos aerodinámicos del Fokker.

El Pitts S-2B Special de Jorge Malatini.

Macair presente con un Jetstream 32.

Como todos sabrán, hace unos años que el Boeing 737 matrícula LV-WTX está en exposición para el Museo Nacional de Aeronáutica por lo tanto estaba abierto al público pudiendo subir por la puerta delantera, sentarse un rato y bajar por la puerta trasera. El interior estaba impecable a pesar de los años que tenía encima.

La foto clásica cuando uno aborda por escalera.

Un Hercules también estaba en exhibición así que sin dudarlo fui a recorrerlo por dentro.

Al rato emperzaron las pasadas y, en algunos casos, llegadas: primero fue el turno de la escuadrilla acrobática brasileña conocida como Fumaça. Por cuestiones de espacio y seguridad desde los días previos estaban basados en la plataforma militar del Aeroparque Jorge Newbery desde donde vinieron para aterrizar en Morón y prepararse para su show. Dicho sea de paso, muy buena forma de presentarse.

Al rato los IA-58 Púcara, pertenecientes a la III Brigada Aérea situada en la ciudad de Reconquista, y que llegaron unos días antes a la I Brigada Aérea de Palomar, hicieron un pasada a baja altura con el tren desplegado, luego una pequeña recreación de un ataque aéreo para finalmente volver a Palomar aguardando una nueva pasada horas más tarde.

Un rato más tarde le tocó el turno a un Fokker F28 Fellowship de la I Brigada Aérea que realizó una pasada a baja altura a lo largo de la pista en dirección sur a norte pero luego hacer una en sentido inverso e inmediatamente ganar algo de altura al tiempo que realizaba un amplio viraje al derecha para perderse de vista en el horizonte. Un minuto después apareció en dirección oeste-este para deleitarnos con otra pasada esta vez en dirección transversal a la pista, de frente al público pasándole realmente muy cerca al edificio central y a la torre de control. ¿No tengo que explicar como estaba el público a esta altura, no?

Justo cuando me fui a comer algo era el turno del IA-63 Pampa por lo que solo pude tomar estas fotos.

Los años anteriores Aerolíneas Argentinas y Austral había hecho su aporte al espectáculo: en 2007 un A340-200, más precisamente el LV-ZRA, también realizó una pasada a baja altura y a muy baja velocidad (lo que debe haber sido ver esa mole a esa altura y a esa velocidad). Al año siguiente fue Austral, quien con MD-83 LV-BHN fue quien le dio la nota civil a la exhibición. En el 2010 parecía que no iban a estar presentes pero de repente un 737-700, el LV-CAM, pasó a baja altura, aunque no tanto, en dirección este-oeste. No se sabe si era un vuelo regular que pidió autorización o si fue un vuelo especialmente para eso, lo cual entre todos los que estábamos ahí lo dudamos porque hizo solo uno y no tan llamativa como las que se hicieron durante el día.

Luego aterrizaron, previa pasada, dos Beechcraft Mentor que se utilizan en la Escuela de Aviación Militar de Córdoba para instrucción de cadetes.

Más o menos a las 3 de la tarde fue el turno de la exhibición de la Fumaça. Si no vieron nunca un video de ellos, les sugiero que lo próximo que hagan ni bien terminan de leer este post es buscar un par en YouTube. Si  se quedan con la boca abierta, imaginense lo que es en vivo y así comprenderán porque no hice vídeos y solo saqué algunas fotos: ¡QUERÍA DISFRUTARLOS CON MIS PROPIOS OJOS!

Despegaron por la pista 01 y desaparecieron por 5 minutos. De repente el relator nos dice que levantemos la vista; yo no podía creer lo que veía: los flacos habían escrito “BICENTENARIO 2010”. ¡Unos grosos en serio!

Perdón pero no me entró todo en una sola foto.

6 aviones en la misma imagen convergiendo al mismo punto: fiel reflejo de la profesionalidad y coordinación de los brasileños.

¡Sin palabras!

Habrán estado como 10 minutos fácil. Creo que si en ese momento no hubiesen dicho que era el final, que nos fuéramos cada uno a su casa creo que hubiéramos hecho caso sin chistar. Nada de lo que viniese después podría estar a la altura….

Pero cuando escuché el tronar de los A-4B Skyhawk, pertenecientes a la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, fue como una cachetada que me hizo despertar de mi obnubilación brasileña. Verlos pasar en formación y luego en solitario fue una locura. Lo primero que pensas es en los huevos (disculpen la palabra) que tiene el flaco que va ahí arriba a tan baja altura y a una velocidad calculo que cercana a Mach 1. Hay que tener unos nervios de acero y la cabeza bien fría. Lo mismo pensé cuando pasaron los Mirage.

Y la frutilla del postre fue el Mirage V de la VI Brigada Aérea de Tandil, el cual era el más esperado por todos los asistentes. En algunos foros leí que al día siguiente (domingo) en la pasada que hicieron llegaron a romper la barrera del sonido ya que muchos dijeron escuchar el famoso estampido sónico que antecede a ese momento.

Y ahora si, para ir cerrando la jornada era el turno de la recreación de una operación aérea que incluía el lanzamiento de paracaidistas desde un Hercules C-130, el apoyo de un Púcara, y comandos descendiendo de un Bell 212 apoyado por un Hughes 500D. Al igual que la recreación en las jornadas de puertas abiertas del ejercito fue un momento vibrante, de esos que uno quiere que nunca acaben.

A modo de despedida, volvió a entrar en escena el Fokke dando por finalizada una tarde a pura aviación que muy difícilmente sea olvidada. Ojalá muy pronto la Fuerza Aérea pueda volver a brindar este tipo de espectáculos.

La nota negativa del día la dio un inadaptado que se subió al ala de un Canberra y se puso a saltar, tratando de llamar la atención. No duró nada haciendo eso porque la gente enseguida empezó a abuchearlo y no le quedó otra que bajarse. Este tipo de cosas pasan cuando la entrada es libre y gratuita: va cualquiera. Digan que discrimino o lo que quieran pero si no sabes respetar la historia, por ignorancia o por gusto, mejor quédate en tu casa.

Personalmente estoy esperando con ansias el anunciado para el 1er fin de semana de agosto en el mismo lugar de este reporta, la Base Aérea de Morón. Así que si no tienen planes, agendenselo.

PD: disculpen la calidad de los vídeos. Las cámaras que filmasen en HD eran objetos poco vistos y un buen pulso es algo que me faltó toda la vida jeje.

 

 

 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Jornada de Puertas abiertas de la Fuerza Aérea Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s