Conociendo el Yankee Stadium

¿Qué tienen en común Babe Ruth, Micky Mantle y Joe Dimaggio además de ser exitosos jugadores de baseball? Los 3 fueron estrellas de los míticos Yankees, uno de los 2 equipos de la ciudad de New York (el otro son los Mets) y fue el Yankee Stadium quien ofició de casa para sus hazañas. Si te gusta el deporte, las grandes estructuras, la historia y estás en New York no podes dejar de visitar este mítico lugar.

En 1923 los Yankees inauguraron su estadio en la intersección de la East 161 St. y la River Avenue en el barrio del Bronx, al norte de Manhattan. Allí estuvo hasta que en el 2009 inauguraron el nuevo Yankee Stadium, justo cruzando la calle, dando paso a la demolición del antiguo y a la creación del Heritage Field, un modo de rendirle tributo a quien los albergara durante más de 85 años. De más está decir que el que tuve la posibilidad de visitar fue el nuevo, ¿no?

A la izquierda el antiguo y a la derecha el actual. Foto: http://outsidepitchmlb.com

El nuevo estadio tiene su fachada hecha de piedra caliza de Indiana y granito con un diseño en sus puertas y los arcos (ni hablemos de la altura) realmente imponentes. Para llegar desde Manhattan la forma más rápida y fácil es tomarte el ramal 4 la línea verde del subte o los B y D de la línea naranaja aunque la primera es más directa. Al llegar a la estación 161St Yankee Stadium esta va a ser la primera vista que tengas:

Yo fui un viernes y de pura casualidad ya que estaba en la zona de Wall Street cuando mi novia dice “¿Que tal si vamos al estadio de los Yankees que hace días me prometiste?” La verdad que estuve a punto de decirle “¿Y si vamos mañana?” ya que era ir de una punta a la otra, perder mucho tiempo y la verdad que no me convencía, pero como no teníamos nada para hacer, accedí. Llegamos aproximadamente a las 11 y nos fuimos derecho a comprar las entradas, recién bahía lugar para el turno de las 14:40 hs, el anteúltimo del día. Como había que esperar mucho tiempo se me ocurrió preguntar si el fin de semana abrían: me dijeron que ese era el último de visitas hasta no se cuando, así que menos mal que no nos quedamos en Wall Street, sino creo que es algo que mi novia no me hubiese perdonado ya que debo reconocer que me había estado pidiendo de ir desde que habíamos llegado a la ciudad. Por suerte salió todo bien.

Que chiquito te sentis con esa mole enfrente.

Como había que hacer tiempo medité la posibilidad de ir a Manhattan a recorrer un poco para después volver pero como resulta que estaban haciendo reparaciones en el anden del subte que iba para allá y había que hacer un largo viaje pero conectar con una línea que nos llevase, elevando aún más el tiempo de viaje, sería en vano así que nos fuimos a comer algo a un lugar cerca previa recorrida rápida por la zona. Más o menos a las 14 hs volvimos para hacer la cola. Me crucé al Heritage Park y saqué algunas fotos al parque, al estadio y la zona llamada Babe Ruth Plaza que recuerda a uno de las máximas estrellas del baseball:

Acá estaba antiguamente el viejo estadio. Debe ser un flash poder jugar en el mismo lugar donde los hicieron tus ídolos. Obvio que sin los 56.000 espectadores jeje

Luego de unos 10 minutos de cola, puntualmente nos hicieron entrar complejo, previa revisión de bolsos o mochilas, y en el espacio conocido como The Great Hall nos encontramos con quien sería nuestro guía. El Great Hall es un pasillo gigante con grandes banners de jugadores colgando del techo y una gran oferta gastronómica:

Luego de las presentaciones correspondientes por parte del guía y su asistente empezamos el tour. Vale remarcar que el mismo no cuenta con un sistema de audioguía en otros idiomas, el cual sería algo razonable ofrecerlo debido a la cantidad de turistas de muchas partes del mundo que vienen todos los años. En mi caso no fue un problema porque entiendo muy bien el inglés pero había españoles que no entendían nada y se quejaban seguido. Volviendo al tour, el mismo empezó por el nivel inferior del estadio desde donde se tiene esta muy buena vista:

Hubo una breve introducción donde nos contaron un poco la historia del lugar y de lugares restringidos por los cuales no debíamos pasar. Nos comentaron que el campo estaba en ese estado por encontrarse en el medio del acondicionamiento para la inauguración de la temporada, la cual tendría lugar dentro de un mes. De ahí nos dirigimos hacia la zona que se conoce como “Monument Park” que es donde se rinde tributo a viejas glorias del equipo así como a la comisión directiva encabezada por George Steinbenner III, quien estuvo al frente del equipo durante 37 años (desde 1973 hasta que falleció en 2010) época en la cual los Yankees ganaron gran cantidad de títulos y construyeron casa nueva. Es una buena costumbre que tienen en Estados Unidos de homenajear permanente a jugadores que tanto dieron por sus equipos, cualquiera sea el deporte. Podríamos imitarlos.

De ahí nos fuimos para el museo que se encuentra en el 2do piso donde hay infinidad de fotos, trofeos, anillos ganados a lo largo de la historia. A jugadores íconos les asignaron una especie de vidrieras donde se exponen objetos personales de ellos y memorabilia de grandes sucesos, como el famoso batazo de Micky Mantle que mando la bola fuera del estadio en Washington D.C.

Bate de Mickey Mantle.

Detalle del famoso home run.

Algo que me llamó la atención por lo original de la idea fue la recreación de un lanzamiento de bola con las estatuas de un pitcher en una punta y un catcher en la otra pero el medio había lo que se podría llamar una “pared de bolas”: bolas de baseball firmadas por jugadores que formaron parte del equipo a lo largo de su existencia. Lamentablemente las fotos que quise sacar no fueron buenos debido a la poca luz y la falta de una trípode así que les dejo una conseguida en internet:

Un poco duro el catcher, ¿no?

La siguiente parada fue la zona dedicada a la prensa escrita, localizada detrás de la zona de bateo en el 2do piso. Te permiten sentar y disfrutar de la vista, obvio que aprovecharon el momento para tratar de venderte (lo llevan en la sangre estos pibes) la guía de la temporada que se avecinaba con estadísticas y no se que más. Ni bola le di porque como el baseball me parece uno de los juegos más aburridos de la tierra no me interesaba, tal vez si hubiese estado en el Madison Square y la guía era de los Knicks la historia hubiese sido distinta.

Recuerdo a George Steinbrenner III.

Regresamos al 1er piso y nos llevaron al Delta Sky Club, el salón exclusivo de esa empresa muy parecido a los que hay en ciertos aeropuertos de Estados Unidos, como el del JFK. Ofrecen las mismas comodidades y servicios con la diferencia de tener un partido de baseball frente a tus narices en lugar de una plataforma llena de aviones. Y también hay una especie de terraza para quienes quieren disfrutar el partido al aire libre (recuerden que la temporada se juega en primavera y verano boreal) o simplemente salir a fumar un rato.

Vi algo que me llamó mucho la atención, me causó un poco de gracia y tuve que twitearlo:

El letrero reza: “esté alerta a bates y/o bolas”

Y así luego de una hora el tour llegó a su fin. La verdad que a pesar de que por ahí no te guste el deporte ese en particular, está bueno visitar un estadio para admirar la arquitectura y el logro de la ingeniería empleada para su construcción. Celebro que mi novia me haya insistido para ir ya que fue una buena experiencia.

En el camino a la salida me encontré con este anuncio. Por si a alguien le interesa, y tiene plata, acá dejo el link jejej

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s