Mañana de brunch en Belgrano

Todos a esta altura del partido, y gracias a este blog y Twitter, saben que soy una persona que ama comer. Que disfruta sentarse a una mesa y pasar un buen momento, siempre tratando de conocer lugares nuevos. De un tiempo a esta parte un día del fin de semana y/o algún feriado se ha vuelto una buena costumbre el hecho de hacer una especie de brunch, ese termino relativamente moderno que es ni más ni menos que la unión de un desayuno con el almuerzo. Pero debo aclarar que el mío es liviano al lado de los tradicionales ya que no incluyó platos caliente ni postres ni nada de eso. De todos modos, mi objetivo es ir a uno organizado por un hotel 5 estrellas, preferentemente el clásico brunch dominical del Hotel Alvear.

Ayer jugaba Argentina la semifinal de la Copa del Mundo y justo se dio la casualidad de ser una fecha patria por lo cual era feriado, así que después de despertar un poco más tarde empecé a pensar donde podría ir. Hace un tiempo me mandaron por mail el artículo que salió en una revista femenina donde hablaban de lugares para comer donuts (algo que me fascina) en Buenos Aires y como desde hace unos días estaba tentado, volví a pegarle una leída. El que hubiese sido la 1ra elección lo descarté por estar en la zona de la facultad de medicina y la gran posibilidad de estar cerrado al no tener su clientela habitual, no quería arriesgarme a ir al pedo. Así que me decidí por la 2da: Mooi, en el barrio de belgrano.

IMG_0870-1

IMG_0869-1

IMG_0848-1

Este restaurante está ubicado en una antigua casa recuperada de este tradicional barrio porteño, al 1900 de la calle Cuba y a 2 cuadras de Av. Cabildo. Está decorado de una manera muy agradable con un toque se podría decir rústico que le da una sensación de calidez muy buena. Vuelvo a aclarar que la decoración no es mi fuerte, así que si ven las fotos y les parece otra cosa sepan disculpar jeje.

IMG_0844-1

IMG_0843-1

IMG_0845-1

IMG_0847-1

IMG_0846-1

Llegamos más o menos a las 10:30 hs de la mañana y enseguida nos sentamos en uno de los 3 boxes para 4 personas (a pesar de ser solo 2 nos gusta estar cómodos) Al ratito apareció Rodrigo, quien sería nuestro mozo. Muy atento, se presentó y nos dejó la carta, a la cual lamentablemente no se me ocurrió sacarle foto (si, diganlo: un boludo) pero a tono con la idea del lugar era muy simple.

El menú está pensado con productos frescos, naturales y por sobre todo, sanos. Una tendencia que en los último tiempos se ha venido implementado en el mundo y del cual Argentina no está exento. Según leí en la página de Facebook del restó, dos famosas chefs que levantan la bandera de la comida sana y orgánica, que solían tener programas en ElGourmet.com, dan clases de cocina en el primer piso del restó. Eso es toda una señal, ¿no? Volviendo al menú, es bastante variado con opciones para todos los gustos. Si bien por lo general soy de mirarlo todo (de puro chusma que soy) en esta ocasión no se por qué no lo hice así que no puedo comentar sobre entradas, platos calientes o postres.

Como conté, tenía antojo de comer donuts, pero la varieda que tenía de las misma no era la esperada, de hecho era casi nula: el menú solo decía “Donuts: 2 unidades” no especificaba si había rellenas o glaseadas, así que me incliné por otra cosa, igual no es algo que me haya molestado mucho que digamos. Terminamos eligiendo una de las opciones de desayuno ofrecidas, llamada Bagle NYC, si mal no recuerdo,  que consistía de, valga la redundancia, un bagel con queso crema, un plato de huevos revueltos, un vaso de jugo de naranja y una taza de cafe, que podía ser solo o con leche. Mi novia pidió con leche y yo solo con el agregado de crema. Y aparte, para poder llamarlo brunch, elegimos una wrap de jamón crudo, queso brie, rúcula y tomates confitados.

IMG_0837-1

Vamos por partes:

Los bagels estaban realmente muy buenos. Se nota que eran fresco y el hecho de darles un tostado al momento de servirlos es un gran acierto. El crocante y un untable, en este caso el queso crema, son una de las mejores combinaciones de la historia. Una pequeña crítica es que el tamaño podría ser un poco más grande. O tal vez estaba tan rico que me lo comí con muchas ganas y me pareció poco.

IMG_0838-1

¿Qué decir de los huevos? ¡Sencillamente espectaculares! Si bien, a mi gusto los prefiero más baveux (jugosos o poco cocidos en criollo) estos, si bien estaban un poco más cocidos, tenían la textura húmeda indispensable al momento de comer huevos revueltos., nada peor que comerlos secos. Y del sabor en sí, no hay nada para decir más que agregar que estaban buenísimos. Me dio la sensación de que tenían un toque se mostaza o algo así, aparte del ciboulette (?) que tenían, que los resaltaba.

IMG_0840-1

El wrap también estaba muy bueno. La cantidad de relleno era la justa: ni muy poco que te hace preguntarte “¿para esto pagué tanta plata?” ni mucha cantidad que te hace putear al que lo armó y decir “la boca no me da para tanto”. Personalmente, no soy amante del brie ni de ningún queso enmohecido por lo que la cantidad que uso o como en una receta es poca. Así que para mi era mucha la que tenía el wrap. Ojo, no es un crítica, es solo un comentario personal. Al que le gusta ese tipo de quesos, hubiese estado fascinado. Venía acompañado con una pequeña cantidad de hojas verdes la cual, previo aderezado, fue ultimada.

IMG_0839-1

IMG_0842-1

No escatimaron en cantidad, y eso está bueno.

Me gustó el toque de las botellas de aceite de oliva y aceto balsámico exclusivas por mesa, nada de pedir, usar y que se las lleven . Además del pimentero y el salero que me parece que no tenía sal fina sino marina. Un detalle.

IMG_0841-1Al momento de la pedir la cuenta las sonrisas dieron lugar a las lágrimas… no, mentira. Hoy en día, te descuidas y en una salida a comer no gastas menos de 150 pesos por persona (y me quedó corto). Buenos, nosotros ganamos poco más de 200 y la verdad que lo valieron: el lugar, la atención y la comida fueron impecables. Obvio que no es algo para hacer todos los fines de semana pero los gustos hay que dárselos en vida. Y ayer me di uno más…

 

 

Anuncios

4 Respuestas a “Mañana de brunch en Belgrano

    • Muy buena pregunta ya que mientras lo escribía pensaba en destacarlo pero después se me pasó: no era exprimido por ende calculo que concentrado pero puedo decir que no se notaba el gusto artificial y amargo. La verdad que no se como lo logran, capaz mezclan mitad y mitad con exprimido o usan un concentrado de muy buena calidad. Mira que para que yo me terminé un vaso de jugo concentrado tiene que ser bueno jejeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s