Otro reporte de vuelo: volando desde el CUA

Unos años después del vuelo que hice desde Morón hasta la Luján en el avión Flower Power, volví a subirme a un monomotor (recuerden, no se dice avioneta) pero esta vez desde otro aeródromo, desde el Centro Universitario de Aviación, el famoso CUA. Mi tío voló ahí durante mucho tiempo, y además fue tesorero, así que personalmente es un lugar que me trae muchos recuerdos por los asados comidos y las tardes de verano que pasamos en la pileta mientras veíamos los Cessna y Piper despegar.

Una calurosa tarde de Diciembre del 2011 quedamos con mi primo en juntarnos en el aeroclub ya que había reservado una hora para volar en un Cessna 172, matriculado como LV-GEU, el cual unos años después tuvo un desafortunado accidente sobre Lomas de Zamora en el cual fallecieron todos sus ocupantes. Como llegamos un rato antes y todavía estaba en vuelo no fuimos a dar un vuelta por el aeroclub:

Lindo el PA-11.

El día estaba ideal para volar.

Como había que hacer tiempo, nos fuimos a recorrer los hangares un rato.

Un PA-28, un PA-11 y un Cessna. Estos 2 últimos en reparaciones.

Hangares y torre de control.

Al rato llegó el GEU. Mi primo, de obsesivo y apasionado de la aviación como es, se acercó y se puso a charlar con quien hasta recién lo había estado volando para preguntarle su había alguna novedad y “¿cómo estaba arriba?”. El avión estaba inmaculado, en muy buen estado. Mientras tomábamos un cafe en el cafetería del lugar mi primo se puso con las inspecciones previas al vuelo. Aproveché y le saqué una foto mientras revisaba la cantidad de combustible abordo.

Con todo listo, nos vamos hasta el avión y abordamos. Ultimos chequeos de rutina y empezamos a rodar a la cabecera 35. A diferencia de Morón, el CUA no es radiocontrolado, así que las operaciones se hacen a conciencia y estando todo el tiempo pendiente del entorno. Como no había casi nada de movimiento por ser día de semana, pudimos ocupar y despegar enseguida.Una vez en el aire las primeras vistas que se tienen son estas:

Piletas de Aguas Argentinas.

Luego viramos hacia la derecha y se podía ver el mercado central de Buenos Aires, el complejo de edificios que se encuentra frente al mismo, la autopista Richieri y también su peaje.

Como no teníamos plan de vuelo presentado podíamos ir donde quisiéramos. Descartamos sobrevolar Buenos Aires por la restricción que hay para los monomotores y para el sur no podíamos por estar Ezeiza cerca, decidimos ir para el lado de Lomas de Zamora y Berazategui. Además mucho más lejos no podríamos ir por el tema de que sólo teníamos una hora.

Algún lugar del conurbano bonaerense.

Luego de poco más de 10 minutos ya se podían ver los edificios que indican el centro de Lomas y también la cancha del club de fútbol Los Andes.

Centro de Lomas.

Seguimos un poco más hacia el sur y a la altura de Claypole viramos a la izquierda para ir hacia la costa del río. Descubrí, desde el aire, que Florencia Varela tenía aeroclub. Sinceramente, desconocía su existencia y cuando lo vi por primera vez pensé que era alguna pista privada. Tuve que googlearlo para saberlo.

Más adelante se podía ver la línea férrea del Roca que une las estaciones de Bosques con Temperley. Y un poco más adelante se podía ver el Cruce Varela que es el lugar donde convergen la Ruta 36, que viene de la Rotonda de Alpargatas y el Camino General Belgrano.

Siguiendo siempre en línea recta ya se podía ver algo de Quilmes y el Area Material con su respectiva pista. Era indicio de que ya estábamos acercándonos a la autopista Buenos Aires-La Plata, la cual al cabo de unos minutos estábamos cruzando casi a la altura del peaje de Hudson, ya que la bajada a la ciudad de Berazategui y el aeroclub Río de la Plata nos quedaron a la izquierda.

Area Materia Quilmes y su pista de aterrizaje.

Un poco más de Quilmes, más atrás Dock Sud y al fondo, Buenos Aires.

Al llegar al río, habiendo ya transcurrido 30 minutos desde que salimos y sin ningún otro lugar cercano al que podamos ir, decidimos pegar la vuelta. Ya estaba empezando a atardecer lo que complicó realmente un poco las cosas. Igual la vista era impagable…

¡Que tripulación!

Hermoso.

Algún lugar del conurbano parte II.

Luego de unos 20 minutos de vuelo tranquilo estábamos de vuelta en la zona del CUA. Aún nos quedaban 10 minutos hasta que se cumpla la hora, y como no teníamos ganas de bajar fuimos a dar una última vuelta por la zona. Como nos encontrábamos relativamente cerca del aeropuerto internacional de Ezeiza, al estar a 1.000 pies de altura pude sacarle esta foto:

Justo dio la casualidad que había un tráfico aproximando. Como tenía el sol de frente no pude distinguir que aerolínea era pero si pude darme cuenta que era un Fokker 100, así que, una vez en casa averiguando quienes operaban en aquella época en Ezeiza con ese tipo de aeronaves, llegué a la conclusión que era de Tam Paraguay. La verdad que verlo venir hacia vos tan cerca, te hace replantearte un par de cosas jeje. De todos modos, nosotros estamos dentro de la altura a la cual teníamos que estar y a decir verdad no estaba taaaan cerca pero para quien lo vive por primera vez es algo extraño.

Como no podíamos alejarnos mucho solo fuimos hasta la Rotonda de San Justo para luego pegar la vuelta y ahora si disponernos a aterrizar.

Vista aérea del Shopping de San Justo.

Una fábrica de algo.

El viejo Regimiento de La Tablada.

Calculo que esa era la Plaza de Armas.

Y así quedó con el paso de los años.

El Parque de la Ciudad y las torres de Lugano.

Cuando estábamos llegando al aeroclub vimos un transito despegando.

Al ser un aerodromo no controlado, la forma de aproximar y aterrizar en el CUA es sobrevolarlo con una altura de 500 pies para ver que dirección del viento indica la manga. De acuerdo a ese ve que pista está activa, en este caso estaba la misma desde la cual habíamos despegado, la 35. Hacia que una vez hecho el sobrevuelo, se inicia un viraje hacia la izquierda para incorporarnos al circuito de aproximación. Todo esto chequeando que no haya otros aviones cerca, a fin de evitar colisiones. Una vez establecidos en inicial (cuando se está paralelo a la pista pero en dirección contraria a la del aterrizaje) ya seguimos el mismo procedimiento que si estuviese controlado.

A las 19:40 aproximadamente tocamos tierra, luego de haber pasado un buen rato en el aire disfrutando de algo que tanto nos apasiona.  Bajamos del LV-GEU y nos fuimos a ver como el sol terminaba de ponerse en el horizonte.

Desde ese entonces no he vuelto a volar en monomotores, así que la abstinencia está pegando un poco fuerte. Tendría que llamar a mi primo o juntar un buena cantidad de plata y ponerme a hacer el curso de piloto privado de una buena vez por todas…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s