Recorriendo el Museo Nacional de Aeronáutica

Siendo que estamos a días nomás del festival “Argentina vuela”, del cual habrá post correspondiente, se me ocurrió rememorar la visita que hice hace 5 años al Museo Nacional de Aeronáutica  que se se encuentra en la Base Aérea de Morón, donde tendrá lugar el festival. Recientemente quise ir para hacer este post un poco más actualizado pero me enteré que estaba cerrado por refacciones, así que lo haré en base a aquella visita.

En realidad debo admitir que terminé en el museo casi por casualidad: originalmente íbamos a ir a volar con mi primo y él lo hacía desde Morón, como ya conté acá, pero justo ese día amaneció nublado y con nubes a menos de 1000 pies y como íbamos a volar visual, en esas condiciones no es posible hacerlo por cuestiones de reglamentación. La noche anterior me había quedado a dormir en su casa para no tener que viajar temprano desde la mía, así que de todas formas había que hacer algo para pasar el día, y como ya estábamos en la Base se me ocurrió ir al Museo, ya que tenía recuerdos de haber ido cuando estaba en Aeroparque pero la cantidad de aviones en exposición había crecido bastante en relación a aquel entonces.

El Museo Nacional de Aeronáutica abrió sus puertas en mayo de 1962, teniendo como base original Aeroparque. Estaba ubicado muy cerca de la cabecera 31 sobre la Av. Rafael Obligado, donde hoy están haciendo obras en nombre de Heliport, si mal no recuerdo. Luego de casi 40 años, en el 2001 fue trasladado a Morón debido a la falta de espacio que estaban sufriendo ante la posibilidad de incorporar nuevo material. Originalmente se utilizó el Hangar el Nro 3, si no estoy equivocado, pero como el material seguía aumentando se añadió otro, el Nro. 2. Se construyó una pasarela techada para conectar ambos y así los visitantes no tuviesen que salir al exterior para pasar de uno a otro.

Como era día de semana, no había absolutamente nadie, teníamos todo el lugar para nosotros dos. Cuando llegas, las primeras aeronaves que ves son las que están en exposición en la plataforma que, calculo que por una cuestión de espacio y envergadura de las mismas, no están dentro de los hangares. Entre ellas hay un Metro II, que pertenecía al Ministerio de Salud, un Boeing 737-200 con el clásico livery de Aerolíneas Argentinas, un Viking, un Freighter 1A y un helicóptero H-19A Chickasaw.

El Viking.

El Freighter.

También hay un Avro Lincoln B.1 que en mi caso particular tiene un significado especial: cuando el museo aún estaba en Aeroparque todas las veces que pasaba por ahí con mi abuelo, el me contaba que había volado en uno de esos como artillero. Así que cada vez que lo veo, no puedo evitar pensar en mi abuelo.

Luego, ya dentro del hangar hay una gran variedad de aviones. Tenes desde aviones de uso comercial de de antes de mediados del siglo pasado hasta aviones de combate que estuvieron presentes en la guerra de Malvinas. Acá debo para y hacer una confesión antes de que se pregunten por qué no hay más fotos de los aviones comerciales. La verdad es que la aviación de principios del siglo pasado, con los aviones con motor a pistón, no llaman mucho mi atención, es por eso que me enfoqué más en la parte militar. Pido disculpas si alguno si siente ofendido jeje.

Pero que contarles, dejo que las fotos hablen por mi:

Un Canberra B.62

Si eres tripulante del Canberra, estabas complicado para subir.

A-4B Skyhawk.

Mirage III.

A-4C Skyhawk.

IA-63 Pampa.

Detalle de la nariz y la sonda de reabastecimiento del A-4B.

Y del Mirage.

F-86 Sabre.

IA-63 Pampa.

Había un Pulqui II, la evolución de quien fuera el primer reactor en construir en latinoamérica, el Pulqui.

Así se ve el Hangar 3 desde un primer piso que tiene:

Cabina de mando del Canberra.

Lamentablemente en el 2009 aún no estaban tan popularizados los smartphones en Argentina y por ende no había posibilidad de sacar fotos panorámicas. Otra de las razones por las cuales quería volver a recorrer el museo.

Hay una sala en la cual se encuentran las cabinas originales de un F-86 Sabre y de un A4 Skyhawk. A esta última pude subir pero es inexplicable lo que me costó, tuvo que hacer contorsionista y convengamos que con algunos kilos de más es un poco complicado. Al parecer el vidrio de la cabina estaba trabado o no se corría mucho, he ahí el problema. Lo más pasaba con la del F-86 así que desistí inmediatamente de subir. Según tengo entendido se usaban como simulador de procedimiento

El Hangar 3 es más grande que el otro por lo que esta reservado para aeronaves más grandes, entra las cuales hay un Fokker F-27, un DC3 y un Sikorsky S-61R, que estuvo afectado al sur durante la guerra y luego paso a la flota presidencial desde 1993 hasta 1997.

Fokker F-27 Friendship.

Tenía un poco de polvo en la nariz.

El DC-3 con patines en las ruedas, tal como estaba configurado cuando operaba en la Antartida.

Antes de matricularse como H-02, era el H-01 siendo por un tiempo el helicóptero presidencial.

Un SA-16 Albatros.

IA-50 o Guaraní II

Había un UH-1H matricula H-16. Buscando en internet al parecer este helicóptero tuvo un accidente en la Base Marambio donde fallecieron sus 3 ocupantes. Desconozco si es el mismo que fue reconstruido u otro que recibió la misma matrícula.

Desafortunadamente las pobres pilas AA de mi cámara unilateralmente decretaron que ya habían trabajado bastante así que dejaron de funcionar. Así que me quedó por fotografiar el primer piso del Hangar 3 donde hay un espacio dedicado a Malvinas y las aeronaves que estuvieron afectados, así como también una mención a Lade con la recreación de la cabina de pasajeros de un 707, si mal no recuerdo.

Pero una de las razones más importantes por las cuales quiero volver al museo es porque el año pasado llevaron un MD81, el LV-WFN, que tiene la particularidad de ser el MD81 que más horas de vuelo tiene. Un lujo que se encuentre en Morón.

Como conclusión puedo decir que el Museo Nacional de Aeronáutica, si bien esta a años luz del Intrepid, no tiene mucho que envidiarle. Está bueno, recordar la historia de la aviación argentina y sentirse orgulloso de ella. Es admirable lo mucho que hace la gente que está encargada, con lo poco que tiene. Si mal no recuerdo creo que en aquel entonces pagué $2 la entrada, regalado. Cuando lo abran de nuevo y tenga la posibilidad de ir de nuevo, prometo hacer una actualización.

Anuncios

2 Respuestas a “Recorriendo el Museo Nacional de Aeronáutica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s