A 15 años del accidente del Lapa 3142

No voy a repetir la historia de lo que pasó ese 31 de agosto de 1999, solo voy a comentar mis sentimientos y pensamientos al respecto.

Recuerdo esa noche como si fuese hoy. Recuerdo como si fuese ayer estar en la pieza de mis viejos viendo una famosa serie de televisión de aquel año cuando interrumpen la programación con un flash urgente. En las primeras imágenes lo que único que se veía era una bola de fuego bastante importante y el videograph que decía “Accidente aéreo en Aeroparque”. Juro que no lo podía creer, la escena un tanto dantesca. Era tal el desconcierto que ni siquiera gente que trabaja en el aeropuerto, a metros del siniestro sabían que pasaba: Operaciones de Lapa no podía comunicarse con el 3142 y no sabía por qué. Eso te pinta la historia de cuerpo entero.

Durante los días siguientes las noticias abundaban en los diarios, las infografías, los detalles, hasta la transcripción de la caja negra en una página del diario Clarín. Creo que no recuerdo semejante cobertura periodística a un tema relacionado con la aviación como la de aquel accidente, ni siquiera con el de Austral en Fray Bentos dos años antes. Era de esperar, no es cosa de todos los días tener un accidente de estas características involucrando a un avión en plena ciudad de Buenos Aires. Fue el primero y esperemos que sea el único.

Eran épocas en que internet, al menos para mi, era una palabra extraña: era imposible googlear al otro día y ver en AvHerald los primeros reportes no oficiales de lo que había pasado. Había que esperar que las noticias fuesen apareciendo: al principio surgían a borbotones y luego ya más espaciadas a medida que se hallaban nuevas pruebas. Con el tiempo y ahora si gracias a Internet, tuve la posibilidad de acceder al informe final de la JIAAC, ver fotos de los restos y hasta escuchar la grabación completa de la caja negra (quien no tuvo la posibilidad de hacerlo, créanme que se te hiela la sangre y te quedas sin habla al escuchar os últimos 40 segundos). Luego llegó Enrique Pineyro y su famosa Whisky Romeo Zulú, en donde contó su historia en forma de película romántica (la recomiendo) y más tarde con Fuerza Aérea S.A. Esa fue una forma de saber un poco lo que estaba pasando en la Argentina en su momento.

También mucho se habló de responsabilidades y acá es donde quiero detenerme y hablar un poco del tema:

Es más que obvio que del accidente en si la mayor de las responsabilidades cae sobre la tripulación por su mal accionar al momento de que sonó la alarma de configuración, de eso no hay dudas ni discusiones. Ahora, ¿es justo que, amparandose en eso, la empresa (lease dueño, junta directiva, personal de operaciones con cargo jerárquico haya encontrado la impunidad? Supongamos que sea cierto que el comandante no estaba calificado para operar comercialmente debido a sus bajas calificaciones, ¿no es culpa de la empresa haber contratado y puesto donde puso a una persona así? ¿Es admisible que alguien como Ronaldo Patricio Boyd, director general de Lapa diga textualmente que “la empresa no puede hacerse cargo de garantizar la seguridad de sus vuelos”? Hubo un juicio pero ningún culpable.

Es muy fácil salir a decir que “fue error del piloto”, total no puede defenderse. Como si un error fuese el sinónimo intencionalidad. El error está en el ser humano, es parte de su naturaleza y es por esa razón que en la aviación la mayoría de los sistemas son redundantes. Es por eso que existen las alarmas y si una de ellas no te marca tu error, la culpa no es tuya es de quien te acostumbró a volar así. Podrán decir que Piñeyro es un vendehumos, el Lanata de la aviación, pero él tenía razón cuando denunciaba que algo iba a pasar y nadie lo escuchaba. Lamentablemente nadie le prestó atención.

Por suerte, no hubo que volver a lamentar un accidente de tal magnitud en la aviación argentina, tanto militar como civil. Mucho se hablo de cerrar Aeroparque y finalmente mudar todas las operaciones a Ezeiza. Ningunas  de las dos cosas sucedieron, de hecho no hace mucho inauguraron la nueva terminal en Aeroparque, señal de que le quedan años de vida por delante. Esperemos que al menos las 65 vidas que se perdieron esa fría noche de martes no hayan sido en vano y algo hayamos aprendido.

A todo esto, el jueves pasado se confirmó que la causa prescribió y que ya no habrá detenidos ni posibilidad de seguir apelando dentro de la República Argentina. Un duro revés para los familiares de las víctimas que al menos esperaban un poco de justicia. Hoy más que nunca, “Argentina, un país con buena gente… y gran dosis de impunidad “

Anuncios

6 Respuestas a “A 15 años del accidente del Lapa 3142

  1. Fernando….gracias por tus notas y comentarios sobre estos temas de la aviación comercial que tanto nos apasionan. Soy reciente agregado a tu espacio y disfruto mucho cada nota que agregás, aún ésta última tan trágica. Te mando un abrazo y mi agradecimiento por tu dedicación y minuciosidad en la información.
    Néstor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s