Un nuevo aniversario del Austral 2553

Hoy se cumplen 17 años desde el Accidente de Fray Bentos que se llevó la vida de 74 personas sin dejar un solo sobreviviente. Los que leen el blog saben que soy una persona que le gusta mantener vivo el recuerdo y no se pierda en la intrascendencia.

Hace un tiempo que estoy pensando qué escribir en este post y realmente no tengo mucho material oficial en que apoyarme, solo la crónica de los diarios y distintos portales de internet. Esto se debe a que es casi imposible conseguir el informe final que hizo la Junta de Investigaciones y la grabación de la caja negra no se difundió (ojo, no estoy quejándome por eso) solo circula una transcripción de la misma, que es muy difícil chequear que sea original. Con este panorama, y como a mi no me gusta escribir sin fundamentos, decidí simplemente contar que fue lo que pasó en base a lo poco que pude leer pero sin dar opinión, solo agregar algunos comentarios que he leído mientras trataba de buscar información.

El avión era un DC-9-32 que había volado por primera vez en 1969 para Iberia, prestando servicio para ellá durante 24 años hasta que en 1993 fue adquirido por Austral. Cuando llegó al país se lo matriculo como LV-WEG y se lo pintó con los colores que la compañía portaba en aquellos años, esquema que tuvo hasta el momento del accidente.

El vuelo 2553 de Austral Líneas Aéreas partió a las 20:20 hs del viernes 10 de octubre de 1997 del aeropuerto de Posadas con destino a la ciudad de Buenos Aires, más precisamente al Aeroparque Jorge Newbery.

El vuelo transcurrió con normalidad hasta que se cruzaron con una tormenta que reportaba CumulusNimbus (Cb) que tenían topes de 45.000 pies (tengan en cuenta que el avión posiblemente volará a 33.000) Al entrar en la tormenta los tubos pitot, que se encargan de indicar la velocidad a la que se vuela, dejaron de estar calefaccionados, al parecer por una falla eléctrica, y se bloquearon producto del hielo que se les empezó a acumular y dejaron de dar una lectura confiable. A causa de esto, y a pesar de tener los mismos parámetros de motor que antes, lo que indicaría que no tuvieron problemas con los mismos, los pilotos decidieron aumentar la potencia buscando revertir la situación, cosa que no solo no lograron sino que la velocidad continúo bajando. A causa de esto, el primer oficial decidió extender los slats a fin de no perder sustentación, cosa que pensaron que sucedería pronto. El problema es que, al igual que el tren de aterrizaje, los slats y flaps tienen una velocidad de operación, la cual no se puede sobrepasar (no tengo idea cual es la del DC-9), como la velocidad real del avión era muy superior a la que se podían desplegar los slats, el del ala derecha se desprendió lo que creó una asimetría en las mismas lo que hacía que una de produjera más sustentación que la otra por lo cual el avión empezó un viraje escarpado así la derecha (ya que la sustentación de ese ala era más baja) del cual no se pudo recuperar. Al parecer ni bien el primer oficial extendió los flaps los tubos pitot se desbloquearon y la velocidad saltó de 200 nudos a 450, hecho del cual el capitán se dio cuenta y le avisó al primer oficial lo que estaba pasando. Cuando ordenó que los retraiga fue demasiado tarde lamentablemente.

Ahora bien, leyendo comentarios de un piloto de Austral que voló MD-80 (el cual fue una evolución del DC-9) resaltó un punto un tanto interesante: a su juicio, le resulta raro que fallara la calefacción de los 3 tubos pitot al mismo tiempo ya que tienen alimentación independiente para, justamente, evitar estos casos. Piensa que posiblemente hubo otra cosa, pero tampoco quiso formular hipótesis por no tener los elementos necesarios. Pero no es un hecho menor este.

Unos años después se inauguró un pequeño monumento honra la memoria, en el famoso cantero desde donde se tenía una gran vista a la plataforma. Lamentablemente cuando se hicieron obras y esa zona dejo de ser pública el monumento obviamente desapareció. Desconozco si fue trasladado a algún otro lado del Aeroparque.

Como dije al comenzar el post, hoy se cumplen 17 años del accidente y el juicio oral ni siquiera ha comenzado, lamentablemente se espera que la causa prescriba y todo queda en la nada, que las perdida de 74 vidas haya sido en vano. Uno quiere creer que fue obra del destino pero cosas como estas dan para pensar si no hay interese más grandes involucrados detrás de esto. Como sea, hoy es bueno recordar a las víctimas y a sus familiares.

Anuncios

2 Respuestas a “Un nuevo aniversario del Austral 2553

  1. Mas allá de la hipótesis de los pitot, la meteorología les jugó una mala pasada. Habría que precisar si vieron venir a la tormenta, si quisieron esquivarla. El radar funcionaba o los agarró muy cerca?
    R.I.P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s