El Museum of Flight de Seattle y su ultima joyita.

El sábado pasado se produjo un hecho un tanto particular para los amantes de la aviación: Boeing donó un 787 al Museum of Flight, que podría traducirse como Museo del Vuelo.

Este museo se encuentra en la ciudad de Seattle próximo al aeropuerto internacional King Country. Nació en el año 1965 como la Fundación de Aviación Histórica del Pacífico Noroeste que tenía como objetivo recuperar un viejo avión que había sido encontrado en Anchorage, Alaska y estaban establecidos en el parque Seattle Center. A mediados de la década del ’70 los integrantes de la fundación pudieron adquirir el edificio donde William Boeing había iniciado su compañía, conocido como Red Barn y luego de años de negociaciones, el mismo fue trasladado por completo (estas cosas que hacen los yanquis) a su locación actual, la esquina sudoeste del King County. A finales de la década del ’70 el museo debía dejar su lugar original y así fue como decidieron instalarse definitivamente donde se encuentra actualmente y cambiaron su nombre a Museo del Vuelo, como se lo conoce en estos días.

El Red Barn, la primera planta de Boeing.

Entre las aeronaves en exhibición se pueden destacar:

  • El primer Boeing 747 construido, el City of Everett, que actualmente se encuentra siendo restaurado.
  • El prototipo del Boeing 737.
  • Un Boeing 727 de American Airlines.
  • El primer Air Force One.
  • Un Concorde.
  • La cabina de un SR-71 estrellado en 1968.

La nueva adquisición:

El 787 donado al museo es el tercer ejemplar construido por la empresa de Everett y fue uno de los utilizados para las pruebas de vuelo. Salió de la fábrica en el 2009 con la matrícula N787BX pero fue más conocido como ZA003 y fue una de las piezas fundamentales para lograr la certificación de uno de los aviones más avanzados de la actualidad. Una vez alcanzada su meta original fue utilizado en el conocido Dream Tour que consistió en una especie de vuelta al mundo durante el 2011 y el 2012 recorriendo 23 países permitiendo que casi 70.000 personas pudieran conocer el, por entonces, innovador avión.

Así anunciaba Boeing lo que se vendría:

Una vez ya el ZA003 en el museo, se hizo la ceremonia de entrega de las llaves del cockpit:  

Según Boeing, “el hecho de que esté en exhibición cerca de Seattle servirá como inspiración para generaciones futuras de entusiastas aéreos”

Ya en exhibición, con la gente haciendo la cola para poder abordarlo.

El interior.

El curador del museo, Dan Hagedorn, sentado en el puesto del comandante.

Y les comparto un video de una afortunado visitante al museo.

Lo curioso es que es la primera vez en la historia que un avión relativamente nuevo es incorporado a un museo. Cabe recodar que este ejemplar tiene solo 6 años de “vida”. De todos modos no me parece mal que el 787, que introdujo tantas innovaciones tecnológicas, que fue el primero en tener un fuselaje construido en materiales compuestos, tenga su reconocimiento pero si me permiten opinar, pareciera que detrás de todo esto hay una gran movida de marketing. Igual, para nosotros, los amantes de la aviación, esto es un hecho que no pasa desapercibido. Personalmente, tengo ganas, y está en mis planes, poder viajar en algún momento a Seattle a conocer la fábrica de Boeing y el museo del vuelo, así que celebro esta nueva incorporación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s